Decimos que existe venta a pérdida cuando el precio de venta de un producto es inferior al de adquisición (deduciendo en su caso la parte proporcional de los descuentos que figuren en su factura), o al de reposición si éste fuera menor, o bien al coste efectivo de producción si el artículo de que se trate hubiese sido fabricado por el propio comerciante, siempre contando con las cuotas de los impuestos que recaigan sobre la operación. Read more →