Nuestra Constitución garantiza en su artículo 18, el derecho fundamental a la propia imagen. La Ley Orgánica 1/1982, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, desarrolla este artículo regulando en qué consiste, qué facultades otorga y qué conductas quedan prohibidas a su amparo. Y aunque ninguna de estas dos leyes defina qué es este derecho a la propia imagen, el tratamiento que ha recibido en la práctica de los Tribunales nos permite considerarlo como el poder de decisión de las personas sobre nuestro propio aspecto físico, permitiéndonos decidir cómo y en qué condiciones puede ser representado, y facultándonos al mismo tiempo para impedir que terceras personas capten, reproduzcan o publiquen esta imagen identificable de nosotros mismos sin nuestra autorización. Read more →