Hay ocasiones en las que los casos que llegan a los Tribunales resultan sorprendentes; situaciones poco verosímiles que, contra toda lógica, se estiran en el tiempo y sobreviven incluso a dos instancias judiciales… Este es el caso de un ciudadano de Baleares cuya casa lindaba con la sede de una empresa que decidió instalar cámaras de seguridad en su perímetro. Las cámaras eran falsas (con la apariencia de una real, pero huecas) y al menos una de ellas enfocaba al jardín exterior de la casa. El sufrido vecino tuvo que llegar hasta el Tribunal Supremo para conseguir, por fin, que esa cámara dejara de enfocarle. Read more →