Esta misma semana se ha dado a conocer una sentencia dictada por la Sección 15ª de la Audiencia Provincial de Barcelona el pasado día 22 de julio, por la que se resuelve sancionar a la compañía española Red Paralela, S.L., con una multa de 293.000 euros (el 5% de su cifra de negocio) por la venta en España de tónica Schweppes fabricada en Reino Unido, país en el que la multinacional Coca-Cola es quien tiene la propiedad de esa marca. Red Paralela también deberá cesar en toda actividad comercial que afecte a la tónica británica.

La Audiencia Provincial estima así un recurso de apelación promovido por Schweppes, S.A., entidad española que ostenta en nuestro país los derechos exclusivos de la marca, y única que podrá comercializar en adelante la bebida. La sancionada Red Paralela, según explica la sentencia, llevaba comercializando su tónica desde hace años, habiendo vendido en España nada menos que 17 millones de botellas. La Audiencia entiende que la marca Schweppes, en España, es titularidad exclusiva de Schweppes Suntory, grupo al que pertenece Schweppes, S.A.. En el Reino Unido, por el contrario, Schweppes es propiedad de Coca-Cola desde que la empresa original, Cadbury Schweppes, la vendió a la multinacional estadounidense. Lo que sucede es que Cadbury fue después adquirida por Suntory, que conservó la titularidad en España y en otros países. Por tanto, la Audiencia hace esta capital distinción: Suntory y Coca-Cola tienen derechos sobre la misma marca, sí, pero en ámbitos territoriales diferentes: en España, sin discusión, esos derechos pertenecen a Suntory/Schweppes, S.A. y a nadie más.

El recurso se promovió precisamente por Schweppes, S.A. frente a una sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 8 de Barcelona, que el 20 de diciembre del pasado 2017, apelando al criterio asentado por el TJUE al respecto, resolvía que el titular de una marca no podía oponerse a la importación de productos idénticos de la misma marca procedentes de otro Estado miembro de la UE donde tuviera otro titular, siempre y cuando «el titular, solo o coordinando su estrategia de marca con ese tercero, ha seguido promoviendo activa y deliberadamente la apariencia o la imagen de una marca global y única«, generando así cierta «confusión» sobre el origen de los productos, o bien cuando existieran vínculos económicos entre el titular (Suntory/Schweppes, S.A., en este caso) y la otra empresa (Coca-Cola), en el sentido de que ambas coordinen sus políticas comerciales o se concierten para ejercer un control conjunto sobre la marca.

La Audiencia discrepa de la aplicación de este criterio, con base en el que el Juzgado absolvió a Red Paralela, pues considera que en el caso presente no es posible apreciar la existencia ni de un consentimiento tácito del titular de la marca para aprovechar de forma conjunta la explotación de la misma, ni menos aún la presencia de ningún tipo de estrategia coordinada entre ambas para promover una imagen única de la marca que permitan sumarse a la interpretación del TJUE. Es decir, que si bien esa interpretación es perfectamente correcta, en la pelea entre Schweppes, S.A. y Red Paralela, S.L. no se dan los requisitos para considerar que el derecho de aquella hubiere de ceder, permitiendo la comercialización simultánea en España de la tónica que fabrica Coca-Cola.