El próximo 10 de mayo es el día fijado para el arranque del juicio que enfrentará, en un juzgado de Los Ángeles, a los herederos del guitarrista Randy California con Robert Plant y Jimmy Page, ex miembros de la banda Led Zeppelin y coautores de la canción “Stairway to Heaven”, sobre quienes pesa una acusación de plagio. De acuerdo con la demanda presentada frente a ellos, “Stairway to Heaven” toma indebidamente un desarrollo melódico de la canción “Taurus”, compuesta por California para su grupo Spirit.

La coincidencia entre ambas canciones es innegable; se trata de una escala descendente que, en la canción de Spirit (publicada en su primer disco, en el año 1968), define todo el desarrollo melódico respaldada por unos teclados. En “Stairway to Heaven”, una escala casi idéntica abre la composición alterándose poco a poco, incorporando notas diferentes y variando hasta dar paso a otra melodía. “Taurus” es una pieza instrumental de apenas dos minutos y medio, mientras que “Stairway” es una composición larga (alcanza ocho minutos de duración) y compleja, con melodías y desarrollos diferentes, cambios de ritmo y variaciones constantes. Sin embargo, la escala de la discordia hace la función de introducción y soporte a lo largo de varios minutos y permanece en la estructura melódica de la pieza.

California siempre defendió que Led Zeppelin habían tomado su canción como base; la escucharon por primera vez en 1968 a lo largo de una gira en que actuaron como teloneros para Spirit y la emplearon sin advertirlo tres años después en el que sería su mayor éxito. Los Zeppelin ganaron -y siguen ganando- miles de euros con “Stairway to Heaven”, incluida en un disco que lleva vendidos 23 millones de copias desde 1971 y que los fans del grupo tenían que comprar para poderla escuchar, ya que la banda se negó a editarla como single. También es la canción más radiada de la historia. Y la partitura más vendida.

Spirit nunca tuvieron tanta suerte ni tanto dinero. Publicaron cerca de 20 discos y se mantuvieron en activo hasta la década de los 90, relegados a la segunda fila del negocio y sin proyección fuera de Estados Unidos. Randy California murió en 1997 en un desgraciado accidente, con el amargo estatus de músico de culto como única recompensa.

La defensa de Led Zeppelin afirma que la coincidencia entre las canciones, siendo innegable, no da lugar a un plagio. Si reconoce que es cierto que se trata de escalas muy parecidas, alega que la de Spirit no es lo suficientemente original como para considerarse distintiva y que, en cualquier caso, ni la que emplea “Stairway to Heaven” es exactamente igual ni su uso es primordial. De acuerdo, cada vez que suenan las primeras notas todo el mundo reconoce la canción. Pero identificar simplemente una con otra implica desvalorar la complejísima estructura de “Stairway”, una pieza dividida en cuatro fases con secuencias dobles de acordes arpegiados, puentes, solos, redobles, nuevos cambios de acordes, punteos, bendings… Una obra complicada que no puede reducirse a la identificación con otra mucho más simple por el hecho de compartir una mera escala.

El Jurado decidirá si, por fin, Randy California sube al cielo.

(publicado en Huffington Post, 16.04.2016)